La Compañía

Ábrego Producciones es una empresa privada con vocación de servicio publico. A lo largo de su trayectoria, los parámetros que la compañía ha utilizado para definir su trabajo, son totalmente subjetivos, priorizando un lenguaje de búsqueda escénica y la rentabilidad social y cultural de sus proyectos, por encima de la trascendencia mediática o económica de los mismos.
Elegimos la diversidad frente a lo concreto, el intercambio de experiencias frente a las doctrinas únicas, el mestizaje en lo teatral y lo vital frente a la pureza, la curiosidad por las incidencias del camino frente al inmovilismo, el gusto por lo desconocido, meter el dedo en la llaga y airear los trapos al sol.

Suscríbete a nuestro Boletín

El día 27 de septiembre presentamos la nueva edición de Mujeres que cuentan, Muestra Internacional de Teatro que ocupará la actividad de La Teatrería de Abrego los dos próximos meses. Coincidiendo con este motivo queremos difundir un segundo manifiesto (El primero lo publicamos al inicio de la actividad de la sala) en relación a nuestra manera de entender el papel del teatro en la sociedad y, por tanto, también el de la cultura.

Desde hace una treintena de años existe un paradigma en materia cultural que en España, en general, y en algunas comunidades autónomas, en particular, se viene ignorando sistemáticamente debido tanto a la falta de formación de los gestores culturales, como a un clientelismo político de empresas intermediarias y una desafección y desinterés del funcionariado, en general, por favorecer procesos de participación que requieren esfuerzo en un principio, pero que posteriormente generan el desarrollo de un tejido sociocultural de base que da sentido a toda la intervención cultural posterior.

Por eso, de entrada, nuestro objetivo es dinamitar los cimientos de la difusión cultural, término usado institucionalmente, aún en la actualidad, para referirse a un modelo de acción cultural totalmente obsoleto y en el que se invierten la mayoría de los recursos públicos, casi siempre a espaldas de los intereses reales de la ciudadanía, y que día a día pierde un gran número de su cada vez menos interesado público/consumidor.

Queremos generar un movimiento en el que los espectadores y los artistas sean los verdaderos protagonistas de las noticias en los periódicos y no figurantes de escenas, en las que algunos políticos sueñan salir permanentemente. Y esto lo queremos para que la expresión y la participación activa de los destinatarios sea imprescindible en el desarrollo de cualquier actividad que se plantee.

Todos los que intervenimos en los procesos creativos y culturales, bien como creadores, gestores o destinatarios debemos exigir el abandono de las autopistas de la difusión cultural por las que corren sin control productos estandarizados, diseñados y creados para hacer caja en los cada vez más anodinos teatros públicos, siempre ávidos de caras conocidas y carteles de lujo, pero en los que casi nunca pasa nada susceptible de ser recordado.

Se hace imprescindible habilitar carreteras secundarias por las que circulen productos de nuevos creadores, y también de los veteranos investigadores que siempre quedan al margen por raros, contemporáneos, mestizos, comprometidos o arriesgados y, en consecuencia, “poco rentables” en términos de cultura/mercancía.

Hay un universo alternativo, nuevo, en ebullición, absolutamente interactivo, que genera sinergias, que da oportunidades, que tiene un público entusiasta que reclama abandonar el subsuelo para salir a la luz y hacer valer sus derechos de ciudadanía y de acceso a los recursos culturales para que al menos una parte se destine a actividades que de verdad les interesen.

Necesitamos otra manera de entender los bienes culturales diferente a la del consumo rápido y sin digestión, entender que el “arte por el arte” es mucho más que pagar por mercancías que se distribuyen en los supermercados de la cultura.

Cada vez somos más lo que vivimos “el arte por el arte” como una manera de degustar una creación propia o ajena con calma, con reflexión, enmarcada en un proyecto más amplio que implique la creación de tejido cultural dentro de la comunidad donde se desarrolla. Tender puentes entre artistas, abrir vías de descubrimiento a los espectadores, ofrecer alternativas a los responsables institucionales para que los hallazgos sean compartidos entre gestores, creadores y públicos.

©Ábrego Teatro, TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS/ Powered by WordPress / Diseño: niko

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies