La Compañía

Ábrego Producciones es una empresa privada con vocación de servicio publico. A lo largo de su trayectoria, los parámetros que la compañía ha utilizado para definir su trabajo, son totalmente subjetivos, priorizando un lenguaje de búsqueda escénica y la rentabilidad social y cultural de sus proyectos, por encima de la trascendencia mediática o económica de los mismos.
Elegimos la diversidad frente a lo concreto, el intercambio de experiencias frente a las doctrinas únicas, el mestizaje en lo teatral y lo vital frente a la pureza, la curiosidad por las incidencias del camino frente al inmovilismo, el gusto por lo desconocido, meter el dedo en la llaga y airear los trapos al sol.

Suscríbete a nuestro Boletín

El Columpio

DE SOFÍA CRUZ

Melancolías, añoranzas, risas, sonrisas,… y alguna lágrima.
Una maleta cargada de esperanzas, de frustaciones… de vida.
Viajes de ida y vuelta. Magnífica interpretación de Sofía.
Fotografía: Áureo Gómez

IDENTIDADES ERRANTES • FERNANDO LLORENTE

Siendo la inmigración, el refugio, el exilio la suerte -mala- de tantos millones de seres humanos, víctimas de la Historia, en cuyos márgenes la padecen, no es de extrañar que haya venido siendo objeto de atención para prácticamente todas las expresiones artísticas, quizá en especial para la teatral, que, además de expresión, es representación de avatares humanos.
En la I Edición de la Muestra Internacional de Teatro Unipersonal SOLO TÚ, organizado por y en La Teatrería de Ábrego, la actriz mexicana Vicky Araico interpretó en “Juana In A Million” el relato de una inmigrante mexicana en Londres. El pasado día 11 se inauguró la II Edición con la puesta en escena de “El columpio”, obra escrita por Sofía Cruz Arcia, que la dirige e interpreta el personaje de Lourdes Prieto Monzón, que nombra a una familia, salida de Cuba tras la revolución castrista, que le trajo la desgracia. Cuba, EEUU, España es el recorrido de la heroína de una tragedia, la del exilio. Y también un escenario es el espacio para la representación de la comedia. La actriz opta por usar el humor como edulcorante de una trayectoria vital transida por la amargura de la distancia de una tierra propia donde se quedaron las raíces de unas identidades errantes, ansiosas de sosiego en el reencuentro.
Son varios y variados los registros interpretativos: el de la madre cubana en réplica con la hija nacida en Miami -basta un rápido movimiento de una cinta en el pelo para cambiar los acentos; el de una adolescente americana, que hablando un inglés vertiginoso, se afana en la elaboración de una tarta de manzana, borrachas de whisky, la tarta y la repostera, una larga escena, tan dinámica y angustiosa, como hilarante; la de la española de adopción, poseedora de la gracia andaluza, si bien con un deje de triste nostalgia -drama y humor. En fin, el de una mujer de teatro que, cubana, americana o andaluza, dice con su cuerpo que danza, se derrota, se recupera, ríe, llora, canta, las emociones de su espíritu que se columpia entre el deseo del regreso a los orígenes y la realidad de las etapas que no acercan.
Un cuerpo y un espíritu que tienen en una maleta el refugio de muchos cuentos, pero sobre todo el del sueño de volver, que es el que el personaje cuenta, y también las alas para mantenerlo en vuelo, para mantenerlo despierto, a modo de esperanza. Al menos de ilusión.

(Al término de la función, se recordó a Luis Oyarbide con la proyección de una selección de fotografías de momentos vividos con tantos compañeros del mundo del teatro. La identidad de Luis, errante por el exilio de un no-lugar, permanece enraizada en el escenario de la memoria de cuantos le admiramos y quisimos)

©Ábrego Teatro, TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS/ Powered by WordPress / Diseño: niko

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies